FANDOM


Stop1 Este articulo es una creación hecha por un fan. Léela bajo tu propio riesgo Warning

thumb|300px|left







Capítulo III: Digisoul

- Bien, ahora que tus Digimon ya nacieron, podemos seguir con la explicación – Interrumpió Rei – Ahora empecemos con la explicación sobre los Digimon: Digimon es la abreviación de las palabras en inglés “Digital Monster”, que significan Monstruo Digital. Los Digimon son seres hechos de datos y poseen distintas “etapas” de evolución – Rei hizo una pausa – Empieza desde los Digitama, que eran esos huevos de los que nacieron Botamon y Zerimon; luego viene la etapa “Bebe”, es en la que se encuentran tus Digimon – dijo apuntando a Botamon y Zerimon, para luego seguir con la explicación – Luego viene la etapa “En Entrenamiento”, estos Digimon son un poco más fuertes y ya se pueden defender solos contra los Digimon débiles; cuando evolucionan nuevamente pasan a la etapa “Infantil” – ahora Rei estaba apuntando a Dracomon – Los Digimon en esta etapa ya desarrollan un poder ofensivo lo suficientemente alto como para defenderse solos; luego siguen los Digimon en etapa “Adulta”, estos Digimon son más poderos que los que están en etapa infantil; los Digimon en etapa “Perfecta” son los Digimon más poderosos, y el nivel que todos los Digimon aspiran… o al menos los que no son lo suficientemente fuertes para alcanzar la última etapa: la etapa “Mega”, estos Digimon son tan poderosos que pueden causar daños en la barrera entre el Mundo Digital y nuestro mundo. Eso es todo... por ahora.

- Gracias por la explicación – siguió hablando Takeshi para después voltear a ver a Botamon y Zerimon – ¿Cómo luce su mundo?

- Preferiría que no fueras por ahora, al menos no hasta que volvamos a la etapa adulta – expresó Botamon – No sobrevivirías ni diez minutos con dos Digimon en etapa Bebe como guardianes

- Pero para eso nos tienes a nosotros – interrumpió Dracomon y prosiguió – Rei y yo podemos defenderte. Y lo mejor de todo es que estamos del lado de Yggdrasill, por lo que no somos enemigos de nadie. Estamos esperando a que Yggdrasill se involucre para que podamos actuar. Ahora debes decidir ¿Nos ayudarás? ¿O escogerás otro bando?

- Tranquilos, los ayudaré lo más que pueda, pero no les prometo que logre terminar esta guerra – Dijo Takeshi

Pero la conversación fue interrumpida. Dos hombres y una mujer llegaron a través de un portal blanco mientras analizaban a Takeshi

- Ya veo, así que este es el nuevo Tamer del que hablan todos – dijo uno de los humanos. Era acompañado por un Patamon y usaba una camisa a cuadros cubierta por una chaqueta verde esmeralda sin mangas, mientras que su pantalón era negro y con varios bolsillos, era exageradamente pálido y su cabello era blanco, por lo que dedujeron que era albino; era alto y delgado, y bajo su labio se podía notar una cicatriz – Espero que valga la pena como para llamar tanto la atención

- Recuerda que estamos en este lugar para reclutarlo y no para destruirlo – dijo otro de los humanos, este era de la edad de Takeshi, poseía ojos verdes, cabello castaño y enmarañado, bastante corpulento, su piel era algo oscura. Su ropa consistía en una chaqueta azul, botas de montaña y pantalones de color rojo. Era acompañado por un Monodramon – Aunque, no perderemos nada probándolo – continuó diciendo ahora con un tono malicioso

- Solo les recuerdo que no deben matarlo ni a el ni a sus Digimon – agregó la chica, acompañada por un tímido Betamon. Su cabello le llegaba hasta la mitad de la espalda, con un color rubio y un listón verde que sostenía su cabello en la forma de una cola de caballo. Cubría su rostro con una máscara negra, pero se podían ver sus azules ojos. No era muy alta, pero era esbelta y “desarrollada”. Usaba una falda verde y una chaqueta rosa – Michael, Dmitry, debemos hacer que Takeshi Yagami conozca el poder de la Luz ¡Por los Grandes Ángeles!

- Shhhhh… silencio Anna – susurró Michael tapándole la boca a la muchacha – Recuerda que no podemos llamar la atención de los humanos normales. El mundo digital debe permanecer en secreto.

- ¿Eh? – preguntó confundido Takeshi – Perdón por interrumpir pero ¿Quiénes son esos “Grandes Ángeles” de los que hablan? – pero pareciera que esta pregunta fue algo ofensiva, ya que el trío con sus Digimon ahogaron un grito

- Nadie que ofenda a los Tres Grandes Ángeles se puede salir con la suya – dijo Dmitry enojado – No me importa que solo hayamos venido para convencerte ¡TE MATARÉ POR OFENDER A NUESTROS AMOS! ¡MONODRAMON ATACA!

- Exagerado – susurró por lo bajo Michael, el humano acompañado por Patamon

Monodramon se abalanzó contra Takeshi, pero Dracomon sujetó a Monodramon de la cola, azotó a este contra el suelo con fuerza y le lanzó un Baby Breath en la cara. Monodramon se levantó de improviso y golpeó con su cola a Dracomon, causando que este tropezase, pero se recuperó con facilidad y dio una patada en el estómago, por lo que Monodramon perdió el aliento. Dracomon aprovechó esta oportunidad para lanzarle otro Baby Breath a su oponente, quien logró recuperarse a tiempo y esquivarlo para lanzar un contraataque, hiriendo gravemente el hombro de Dracomon

- ¡Dracomon! – gritó asustada Rei al ver herido a su compañero

- Tranquila – dijo Dracomon antes de que su Tamer fuera a socorrerlo mientras aguantaba el dolor y sujetaba su hombro con su brazo sano – aún puedo pelear

- Pero…

- Escúchame, debes llevar a Takeshi con Yggdrasill lo antes posible. Recuerda que esa es nuestra misión

- De… de acuerdo – balbuceó poco convencida Rei antes de agarrar el brazo del pelirrojo y a sus Digimon mientras Takeshi forcejeaba para volver

- ¡DEJAME VOLVER! – gritó Takeshi furioso por no poder ayudar

- ¡Solo serías un estorbo! ¡Tus Digimon aún no pueden pelear!

- ¡Pero yo sí! – terminó de decir el pelirrojo, causando que Rei se detuviera con fuerza y volteó a ver a su amigo, notando este que la pelinegra estaba llorando

- ¡¿Y qué harás cuando llegues allá?! ¡¿Crees que vas a poder hacer algo con dos Digimon en etapa bebe?! Son tres humanos y tres Digimon en etapa infantil contra un humano y dos Digimon que ni siquiera tienen un poder ofensivo desarrollado. Escucha, fuiste escogido por Yggdrasill para detener esta guerra, y debemos proteger tu vida a toda costa.

- No me importa. Debo proteger a Dracomon.

Y dicho esto, Takeshi se fue corriendo de vuelta al parque con sus Digimon. Luego de llegar a ese lugar, vio que Dracomon estaba siendo electrocutado por Betamon. El pelirrojo se acercó de improviso y dio una fuerte patada a Betamon.

- Entonces… ¿Decidiste volver? – preguntó Michael con un tono despectivo y burlesco

- Aquí estoy – respondió Takeshi – Listo para pelear

- Entonces empecemos – sonó una voz detrás del pelirrojo, era Patamon - ¡Michael! ¡El “Poder Sagrado”!

- ¡OK! – gritó Michael mientras sacaba un Digivice D-3 y este brillaba de manera intensa - ¡Patamon evoluciona a Angemon ahora!

Patamon comenzó a brillar mientras su forma cambiaba a la de un Ángel

- Esto es lo que puedes hacer con el poder sagrado de los Tres Grandes Ángeles – dijo Angemon tomando su bastón y apuntando a Dracomon, quien yacía inconsciente en el suelo mientras desde su brazo fluían datos hacia el exterior y luego Angemon volteó para ver a Takeshi mientras creaba un orbe de energía en su mano – Ese Digimon morirá pronto con las heridas que le hizo Betamon. La única manera de que puedas salvarlo es que uses el poder sagrado que te ofrecemos. Solo debes unirte a nosotros

- No – dijo tajante el pelirrojo mientras iba caminando en dirección al inconsciente dragón – Si debo comportarme como ustedes para salvarlo prefiero dejarlo morir. Aunque suene egoísta, yo también soy alguien con orgullo – volteó hacia el trío, mostrando que sus ojos contenían ira – Respóndame algo ¡¿De qué se supone que sirve el poder de la luz si no se usa para salvar a los demás?! ¡¿ACASO CREEN QUE TIENEN EL DERECHO DE HACER TODO LO QUE QUIERAN SIN IMPORTAR A QUIEN LE HAGAN DAÑO?! – La ira que demostraban esas palabras intimidaron a todos los presentes, mientras de la mano de Takeshi era rodeada por un halo dorado - ¿Pero qué es esto?

- Hace mucho que no se ve uno de esos en el Mundo Digital – sonó una voz detrás de todos los presentes a la vez que bajaba con un completo sigilo el cuerpo de Rei hasta tocar el suelo, aún sin hacer ruido – Al menos no uno de ese color

- ¿De qué estás hablando?

- Un Digisoul de color dorado es algo bastante raro

- ¿Digisoul?

- Lo siento, pero no tengo idea de lo que es exactamente – dijo Rei para después voltear a ver a su compañero – Ya veo… Sobre lo que dije antes

- ¿Qué?

- Te quiero pedir un favor ¡DESTRUYE A ESOS SUJETOS!

- De acuerdo, pero antes ¿Cómo puedo usar esta cosa?

- Solo colócala en tu Digivice

Takeshi hizo caso y colocó su Digisoul en su Digivice, mientras que Botamon y Zerimon comenzaban a cambiar de forma

- ¡Botamon/Zerimon Shinka… Agumon/Terriermon! – ahora en lugar de Botamon y Zerimon se encontraban dos Digimon diferentes, uno con la forma de un dinosaurio anaranjado y otro con la forma de un extraño animal

- Ahora sí podemos pelear – comentó el dinosaurio anaranjado, que se hacía llamar Agumon, a su Tamer, y luego volteó para ver a Monodramon y a Angemon – ¡Surudoi Tsume!

Antes de que todos se dieran cuenta, Agumon ya estaba arrastrando a Angemon por el suelo mientras lo aplastaba con sus garras, para luego lanzarlo hacia el cielo y preparar su zarpa para dar un golpe mortal, pero…

- ¡Petit Twister! – Un tornado proveniente de Terriermon golpeó el cuerpo del angel, para que Agumon aprovechara la oportunidad de lanzar una bola de fuego contra Angemon y después atacar con un frenesí de zarpazos al ángel.

Terriermon usó su Blazing Fire contra Angemon, mientras Agumon lanzó al mismo tiempo su Baby Flame, y ambos ataques impactaron al mismo tiempo, desintegrando al Digimon ángel hasta que este volvió a ser un Digitama.

- Escucha, puede que estes del lado de los Tres Grandes Ángeles, pero eso no significa que te tengas que comportar como un tirano; solo demuestras la escoria que eres – le dijo fríamente Terriermon a Michael – puedes ser un gran luchador, pero eso no te convertirá en mejor persona.

Cuando Michael se disponía a responder, varias estalagmitas de hielo impactaron en la espalda del albino. Detrás de Michael, una gran serpiente sobre la cual se encontraba Anna mostraba una maliciosa mirada, dando por hecho que ellos habían sido los culpables

- No podemos permitir que nos traicionen de esa manera – dijo Anna sin abandonar esa expresión impía – Los que lo hacen solo son escoria que merece morir ¡Ahora Seadramon! ¡Acaba con ellos!


thumb|300px|left

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.